PETRONOR se incorpora como Patrono a la Fundación Museo de Bellas Artes de Bilbao y firma un acuerdo de colaboración para el patrocinio de la exposición Colección Alicia Koplowitz

Bingen Zupiria, consejero de Cultura; Emiliano López Atxurra, presidente de Petronor; Almudena Ros, comisaria de la exposición Colección Alicia Koplowitz; y Miguel Zugaza, director del Museo de Bellas Artes de Bilbao.
Bingen Zupiria, consejero de Cultura; Emiliano López Atxurra, presidente de Petronor; Almudena Ros, comisaria de la exposición Colección Alicia Koplowitz; y Miguel Zugaza, director del Museo de Bellas Artes de Bilbao.
  • Petronor entra a formar parte del Patronato de la Fundación Museo de Bellas Artes de Bilbao.
  • El programa de colaboración se inaugura con una gran exposición temporal que mostrará la Colección Alicia Koplowitz.
  • Se ha presentado una primera e importante obra de la colección, Le Dormeur du val (2014) de Anselm Kiefer, que permanecera expuesta en las salas de contemporaneo hasta la inauguración de la exposición el 27 de julio.

En el día de hoy se firma el acuerdo de colaboración que refrenda la incorpración de PETRONOR al Patronato de la Fundación Museo de Bellas Artes de Bilbao, órgano de gobierno del museo del que forman parte representantes de las instituciones fundadoras –Ayuntamiento de Bilbao, Diputación Foral de Bizkaia y Gobierno Vasco– junto a otras entidades.

En la actualidad un total de 10 entidades –incluyendo ahora a Petronor– suman sus aportaciones a las de los 3 patronos institucionales con la finalidad de promocionar y desarrollar el conjunto de elementos que conforman el Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Se trata de una aportación inédita hasta este momento, que enriquece la representación de la suma de patronos que comparten el objetivo común de favorecer la adecuada consecución del fin fundacional y la misión del museo: “Reunir, conservar, estudiar y exhibir la colección de arte antiguo, moderno y contemporáneo del Museo de Bellas Artes de Bilbao, procurar su enriquecimiento, mantener servicios y promover actividades de calidad con el fin de contribuir decisivamente a la educación de la sociedad y a la proyección de los valores culturales de la Comunidad Autónoma Vasca”.

Por su parte, Petronor afronta este acuerdo dentro de un conjunto de acciones diseñadas desde el convencimiento de su responsabilidad con la sociedad en la que desarrolla su actividad y con el deseo de “colaborar con las distintas instituciones públicas y privadas en apoyo del arte, la cultura, la lengua, la educación y formación, y demás actividades de interés general”.

La colaboración de Petronor se liga específicamente a la promoción de proyectos de exposiciones especiales del museo. De hecho, la primera actuación del programa del colaboración entre Petronor y el museo se materializa en una gran exposición temporal que, con el título Colección Alicia Koplowitz. Grupo Omega Capital, se abrirá al público en la sala BBK del museo el próximo 28 de julio y permanecerá abierta hasta el 23 de octubre.

Se ha querido hacer coincidir la firma del convenio de colaboración con la presentación de una primera obra de la Colección Alicia Koplowitz que llega a Bilbao. Se trata de una gran pintura del pintor alemán Anselm Kiefer titulada Le Dormeur du val (2014), que será una de las obras más contemporáneas de la exposición.

La exposición Colección Alicia Koplowitz- Grupo Omega Capital

La primera actuación del programa del colaboración entre Petronor y el museo se materializa en una gran exposición temporal que, con el título Colección Alicia Koplowitz. Grupo Omega Capital, se abrirá al público en la sala BBK del museo el próximo 28 de julio y permanecerá abierta hasta el 23 de octubre.

La exposición es una selección representativa –tanto por el número de piezas (92) como por la impresionante nómina de artistas que incluye– de la calidad y el interés artístico de una de las colecciones privadas europeas más relevantes. A este interés se suma el hecho de que, además, no ha sido aún dada a conocer a nuestro público.

Entre los maestros de la escuela española de los siglos XVI y XVII destacan Pantoja de la Cruz, Morales, Zurbarán y Arellano. En el XVIII adquiere protagonismo el genio de Goya y sus coetáneos Camarón, Esteve o Paret. En ese mismo siglo están también presentes las escuelas italiana –Guardi, Canaletto y los Tiepolo, entre otros– y francesa –Hubert Robert–. Del siglo XIX español se mostrará obra de Raimundo de Madrazo. El posimpresionismo francés está representado a altísimo nivel con obras de Van Gogh, Gauguin y Toulouse-Lautrec.

Ya en el siglo XX sobresalen pinturas de Picasso, Juan Gris, Antonio López, Millares, Tápies y Barceló, en el arte español, y de Mondrian, Modigliani, Schiele, Van Dongen, Willem de Kooning, Mark Rothko, Cy Twombly, Lucian Freud, Lucio Fontana o Anselm Kiefer en el contexto internacional. El capítulo contemporáneo se completa con esculturas de Gargallo, Julio González, Miró, Oteiza, Chillida, Calder, David Smith, Giacometti, Louise Bourgeois o Donald Judd.

Este personal recorrido de la colección de Alicia Koplowitz por la historia del arte destaca, en primer lugar, por su atención tanto a los maestros del pasado como a los contemporáneos, en una doble mirada al pasado y al presente que se concreta en una mayor densidad de obras de los siglos XVIII al XX.

Otro de los distintivos que singulariza la colección es el interés por reunir un repertorio artístico que no sólo incluye pinturas sino también un importante corpus de esculturas, con un extraordinario conjunto de obras de la Antigüedad clásica y destacados escultores contemporáneos. Por último, hay que señalar el espíritu cosmopolita de la colección que, partiendo de la atencion hacia la escuela española amplia sus intereses artísticos desde una perspectiva internacional.

Todo ello se combina en una colección excepcional, que el próximo verano mostrará por vez primera al público su riqueza y su extraordinaria calidad artística.