dorada

Las doradas de la playa de La Arena

Uno de los peces que visitan los fondos arenoso rocosos de la playa de La Arena, es la dorada, un pez que se desplaza en grupos que recorren la costa, penetrando en los estuarios de los ríos, dado su carácter eurisalino. Aunque frecuenta todo tipo de fondos, muestra una especial predilección por los arenosos y por los que contienen abundantes algas, acercándose a menudo a las rompientes en busca de mejillones.




Activa durante el día, su carácter es temeroso y desconfiado. Al anochecer acostumbra a tumbarse de lado en la arena para descansar. Numerosos ejemplares son hermafroditas proterándricos, es decir, al nacer son machos y a medida que envejecen se transforman en hembras.

Su período reproductor acontece desde finales del verano hasta mediados de otoño. Desova cerca de la costa, a la que se aproxima penetrando en las lagunas salobres. Los huevos y las larvas flotan y éstas se alimentan del fitoplancton hasta que descienden y acuden a los fondos poco profundos de los estuarios.

Además de crustáceos, anélidos y moluscos, a quienes tritura con sus dientes molariformes, la dorada, que puede alcanzar un tamaño de 70 centímetros y un peso de más de cinco kilos, también se nutre de algas, principalmente en primavera.

En la costa vasca, las doradas acostumbran a remontar los estuarios de numerosos ríos (Nervión, Bidasoa, ría de Gernika), si bien se ha constatado que los grandes ejemplares se acercan cada vez menos a las aguas litorales poco profundas. Su área de distribución comprende todo el Atlántico tropical hasta Gran Bretaña y Mediterráneo.

CÓMO RECONOCERLA

La dorada (Spartus auratus) se caracteriza por tener un cuerpo oblongo, alto y comprimido cubierto de escamas muy pequeñas. También posee escamas en sus mejillas, y en su línea lateral se contabilizan entre 75 y 85.

Su color dorsal es gris verdoso, mientras que sus flancos son plateados. Tiene líneas longitudinales estrechas que siguen las líneas de las escamas. Según la variable pigmentación del borde posterior de sus escamas, tiene un colorido grisáceo dorado en líneas alternativas. En su frente, entre los dos ojos, posee una característica franja dorada muy marcada, así como otras manchas también doradas y más difusas, detrás de la parte superior de los ojos y en la nuca.

Encima de cada opérculo, al empezar los flancos, aparece una mancha negra y otra en el inicio de su línea lateral. Las aletas ventrales son blancas, la caudal gris y todas las demás son de color pardo.

La dorada tiene la cabeza y el dorso con perfil algo convexo en los adultos, pero descendiendo bruscamente sobre la boca en los jóvenes.

 

 

CURIOSIDADES

17776_252_Z_2

La boca, con labios gruesos, es más bien pequeña y carece de incisivos. En la parte frontal de cada mandíbula aparecen dos o tres pares de dientes que son más grandes y de aspecto caniniforme.

En la mandíbula superior, ligeramente más avanzada que la inferior, hay de cuatro a cinco filas de dientes molariformes, mientras que en la mandíbula inferior suele haber una fila menos, pudiéndose contar tres o cuatro hileras con los últimos dientes ovales y grandes.

El interior de la boca tiene forma cóncava, lo que favorece la trituración de las valvas protectoras de los moluscos de los que se alimenta.